enoturismo Viajes

ANDORRA, el inesperado país de los amantes del vino

andorra vino

Hace unos días, firmé en la Vanguardia un artículo sobre el mundo del vino en Andorra. Siempre me he declarado mucho más fan de la montaña que de la playa, amante más fiel al frío que al verano. Por esto, defiendo ahora y aquí todas las excursiones futuras a este país de los Pirineos, y si tienen el vino como excusa, mejor.

 

La Vanguardia. Jueves 7 de septiembre 2017

Andorra, el inesperado país de los amantes del vino

Dicen que es por el cambio climático, que con el aumento de las temperaturas en la alta montaña cada vez encontramos las condiciones más idóneas para plantar viñedos y hacer un buen vino. Y así es cómo, en los últimos años, el vino se ha ido haciendo un hueco en los valles de Andorra. Son ya cuatro las bodegas que se han instalado allí, y con ellas ha llegado también la cultura del vino, que se ha ido haciendo un hueco en las montañas, en las calles, en las mesas de los restaurantes… y en las estanterías de los supermercados.

SUBIR A COMPRAR VINO

Lejos quedan ya esos años en los que paquetes de azúcar y mantequilla llenaban el maletero de los coches de los visitantes. Tabaco, alcohol, perfumes, alta tecnología y productos de lujo han ido cambiando el perfil de los compradores. Para muchos, el vino se ha convertido también en motivo de culto, y subir a comprar vinos de alta gama a Andorra se ha convertido en una costumbre cada vez más ventajosa. Más allá de los descuentos que implican los reducidos impuestos del país, en Andorra también es más fácil encontrar referencias premium, “vinos que en España encontrarías solo en uno o dos restaurantes en todo el país, aquí –al ser un territorio tan pequeño– puedes encontrarlos sin tener que desplazarte mucho”, nos explica Pablo Emiliano Pérez, que, desde hace unos meses, gestiona una extensa vinoteca en los  almacenes Pyrénées de Andorra la Vella. A grandes rasgos, comprar vino en Andorra puede suponer un ahorro de más de un 25% respecto al precio que se pagaría en España. “Cuanto más caro es el vino, mayor es la diferencia entre ambos lados de la frontera”, admite el sumiller. Unos parámetros que son también aplicables a las grandes marcas de whisky u otros espirituosos.

pablo emiliano perez sommelier andorra

El enclave perfecto entre España, Catalunya y Francia hace que Andorra sea también lugar de encuentro entre esas tres culturas vitivinícolas. “Está claro que Rioja y Ribera del Duero siguen tirando del carro, pero aquí tenemos también representadas todas las DO de Catalunya, y los andorranos consumen mucho vino catalán. Francia está presente en mayor medida a través de los vinos de Languedoc-Rosellón, pero sin olvidar los grandes crus Burdeos, Borgoña o Champaña”, explica Pérez. Sin embargo, a partir de ahí la lista se va ampliando cada vez más, hasta llegar a las más de 700 referencias con las que cuenta la bodega de Pyrénées. “Al final, los que nos dedicamos al mundo del vino somos gente curiosa y hacemos todo lo posible para traer buenos vinos de otros sitios, como Portugal, más allá del oporto, de Europa del Este o del Nuevo Mundo”, dice el sumiller, consciente de que “a más cultura del vino, más gente inquieta que llega a la tienda buscando cosas diferentes, y yo intento tener siempre rarezas para satisfacer su necesidad”.

VINO HECHO EN ANDORRA

Y todo eso sin olvidar los vinos locales, que, poco a poco, van haciéndose un hueco en el mercado. “Tenemos la obligación de vender lo bueno del país”, dice Pérez, que muestra, orgulloso, la decena de referencias que ostenta la industria vitivinícola de Andorra, y que pueden encontrarse en la bodega de Pyrénées. “Tenemos cinco tintos, cuatro blancos e, incluso, un espumoso”, expone. “De todas las variedades que se han plantado en Andorra, las que creo que mejor se han adaptado son la pinot noir, en tintos, y la riesling, en blancos. Creo que son vinos que darán mucho juego en un futuro”, admite. Actualmente, en Andorra encontramos cuatro bodegas que trabajan en unas siete hectáreas de viñedos y producen unas 30.000 botellas de vino. La más antigua de todas es Casa Beal, que hizo su primera añada en 2006. Luego le siguieron Casa Auvinyà, Borda Sabaté y Celler Mas Berenguer. El enoturismo de alta montaña ha arraigado también con fuerza y la oferta no para de crecer. Además, desde hace cuatro años, en Sant Julià de Lòria se celebra con mucho éxito el Encuentro de Microproductores de Vino, que reúne, aparte de las cuatro empresas andorranas, a pequeñas bodegas de Francia y España. Los vinos elaborados en Andorra son caros (entre 25 y 60 euros), porque estamos hablando de producciones muy pequeñas, que, en muchos casos, no superan ni las mil unidades. A pesar de ello, una botella de cualquiera de esos vinos es el mejor regalo y, sobre todo, el mejor recuerdo para los visitantes del país.

La tienda de vinos de Pyrénées complementa su amplia oferta de productos gourmet. Desde hace unos años, cuenta con una de las cavas de quesos más importantes del mundo, con más de cien referencias. La gracia es que, a partir de ahora, con la compra de los quesos es posible ir hasta la bodega y recibir la atención personalizada del sumiller Pablo Emilio Pérez, que les aconsejará sobre cuáles son los mejores vinos para maridar con los quesos adquiridos. Además, desde la bodega de Pyrénées se organizan también, todos los viernes y sábados, talleres de cata de vinos, maridajes y degustaciones.

La bodega de Pyrénées cuenta con más de 700 referencias, y la gente cada vez pide más rarezas y vinos poco convencionales Cuanto más caro es el vino, más a cuenta sale comprarlo en Andorra, ya que supone un ahorro de hasta el 30% respecto a España
¿SABÍAS QUE…?

El consumo de vino en Andorra es de 46 litros de vino por año y persona, convirtiéndose así en el segundo país del mundo que más vino consume, detrás del Vaticano. El reducido número de habitantes, el hecho de que sea una población bastante envejecida y la poca presión fiscal han hecho que el nombre de Andorra figure un año más el alto de la lista de consumo de vino per capita que publica el Instituto del Vino de California. El vino es la bebida preferida los andorranos desbancando así otros productos populares como la cerveza. Un dato que contrasta con las cifras de España, que se encuentra en el puesto número 33 con solo 20 litros de vino per capita. Francia ocupa el 6º lugar con 42 litros / habitante.

Versión original y en catalán del artículo

0 comments on “ANDORRA, el inesperado país de los amantes del vino

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: